¿Porque Leer Steve Jobs de Walter Isaacson? [Los Mejores Libros Biográficos]

La biografía de Steve Jobs de Walter Isaacson es, de alguna manera, otro producto creado desde la mente del sujeto. Aunque Jobs insistió en que no interferiría con la escritura del libro (y, de hecho, parece no haber leído ninguna parte de él), eligió a Isaacson para dejar su legado a la vista de todos. No es sorprendente por qué lo eligió: las biografías de Isaacson de Benjamin Franklin y Albert Einstein son estudios fascinantes, épicos y legibles de hombres que cambiaron la historia. Que Steve Jobs se haya visto a sí mismo bajo esta luz (y una compañía tan augusta) no es ni impactante ni injustificado. Y aunque Isaacson nunca rehuye el temperamento a menudo vitrólico de Jobs (y, de hecho, a veces parece detenerse en él para hacer su punto), está claro que, en algunos aspectos, Steve Jobses un libro contado a través del «campo de distorsión de la realidad» del mismo Steve Jobs: aunque se presentan otras opiniones o lados de una historia, Steve siempre tiene la última palabra contundente.

Dado el acceso sin precedentes a Jobs y su bendición para entrevistar a personas cercanas a él, presenta al lector un retrato vasto y extremadamente complejo, pero también increíblemente consistente, del hombre que creó Apple y algunos de los productos tecnológicos más importantes de este siglo. En muchos sentidos, los Trabajos de principios de los 80 al comienzo de su impresionante carrera es el mismo hombre luchador e impetuoso que encontramos al final del libro, desglosando sus planes para construir un yate que sabía que probablemente nunca vería. hasta su finalización. Jobs, al menos según esta historia, no evolucionó tanto, ya que obligó al mundo a su alrededor a hacerlo. El dominio de la forma de Isaacson es evidente en todo momento, y teje la historia de la vida de Jobs con destreza.

Así es Apple a 8 años de la muerte de Steve Jobs

Para los entusiastas de la tecnología y aquellos que siguieron la vida de Steve Jobs como si fuera Bob Dylan, la biografía refuerza la línea de tiempo previamente conocida. La propia admisión de Jobs al principio del proceso con Isaacson de que él «no tenía ningún esqueleto» en su «armario que no se puede permitir salir» es en gran medida cierto (Isaacson, xx). No hay revelaciones impactantes, pero el matiz aportado a los eventos por la amplia gama de personajes con los que Isaacson pasó el tiempo, y la perspectiva sincera y original de Jobs, nunca dejan de enfocar los eventos conocidos en un enfoque personal y agudo. Un ejemplo que estaba bien documentado en los medios en ese momento y que recibe varias páginas de atención en el libro es la cuestión de los problemas de antena del iPhone 4.

La historia, como se cuenta en el libro, es significativa por algunas razones. Primero, El libro revela que la banda de acero alrededor del teléfono nunca fue un gran éxito entre los ingenieros de Apple, quienes advirtieron que podría causar problemas de recepción. Pero el vicepresidente sénior de diseño industrial de Apple, Jonathan Ive y Steve Jobs, que viven en lo profundo del «campo de distorsión de la realidad» al que se hace referencia repetidamente en el libro (y que la esposa de Jobs llama más llamativamente «pensamiento mágico») insistió en que los ingenieros podrían descubrir cómo para que funcione, hasta el punto de que ellos (Ive y Jobs) incluso se resistieron a poner una capa transparente de barniz en la banda para que los problemas fueran menos probables.

Cómo empezó Steve Jobs? | Forbes España

El libro también enfatiza, en anécdotas que probablemente no sean totalmente sorprendentes, la creencia de Jobs, desde el comienzo de su carrera hasta el final, de que todo debe estar (y si es posible) bajo su control. Esto significaba no solo convertir el hardware y el software en un ecosistema cerrado, sino también controlar lo que se podía hacer con los productos reales una vez comprados. La obstinada seguridad de que sabía lo que era correcto para él y para todos los demás resultó en Macs y iPhones que eran difíciles de abrir y piratear (incluso agregando tornillos especiales a este último para hacerlo más difícil), y en el hecho de que el iPad no mostraría Flash. Sin embargo, también provocó que Jobs se negara obstinadamente y con frecuencia a comer (incluso cuando estaba enfermo), en la creencia de que ser vegano significaba que no tenía que ducharse,

El estilo gerencial de Jobs (o la falta de uno), había sido bien documentado previamente después de su expulsión de Apple, pero la biografía es probablemente más dura cuando se describen sus diversas relaciones laborales con otras personas. Se nos presentan relatos personales de una conocida volatilidad que es cada vez más impactante, a veces delirante y siempre, en la mente de su tema, justificada. Una de las verdaderas revelaciones del libro es que Steve Jobs lloró mucho, y en presencia de sus compañeros de trabajo. Desde los primeros días de su carrera, cuando lloró con el padre de Steve Wozniak, Jerry, acerca de conseguir que Woz viniera a trabajar a Apple a tiempo completo, se echó a llorar regularmente cuando estaba frustrado, acorralado, feliz o conmovido y enojado.

En ese sentido, Jobs el hombre es constante en todo momento, expresando poco arrepentimiento o insatisfacción consigo mismo, excepto por su deseo reiterado de haber pasado más tiempo con sus hijos, quienes, dice, fueron su principal motivación para cooperar y alentar la biografía se escriba en absoluto. En un mundo donde las personas y los medios pagarán dinero real por echar un vistazo a un CEO moribundo y frágil, Steve Jobs no será el último libro sobre el hombre, pero será el único contado en gran parte en sus palabras, y el único. en el que tuvo la última palabra en su portada. Todos los otros libros sin duda serán escritos por bozos que lo explotan.